La (i)lógica femenina

Uriburu y Marcelo T. de Alvear. 15.45 horas.

Delante mío iba la chica. No era una femme fatale, pero emanaba algo, una belleza oculta, quizás, en lugares pocos palpables para una efímera relojeada callejera.

El pibe presintió lo mismo que yo, o a lo mejor simplemente estaba caliente. No le importó si con el tiempo resultaba una histérica, o una maníaca, o una mina copada. Se bajó de la motito y le dijo: “¡Que linda que sos! ¡Quiero tu MSN!”

Este último pedido lo repitió, lo juro, durante toda la cuadra. Cuando llegamos (todos) a la esquina de Santa Fe, la chica se frenó. Imaginé lo peor: un cachetazo, una puteada o una denuncia ante el impávido polícia que estaba en la puerta del edificio.

No, no y no.

Se dio vuelta, le regaló una sonrisa de oreja a oreja y le confesó: “Sos un idiota, pero me ganaste”.

La chica sacó una agenda de su bolsito, anotó algo y siguió caminando.

El pibe se puso el casco, subió a la moto y se perdió entre los autos.

Y yo, el testigo, quedé consternado y pensé que era una buena historia para volver a escribir acá…

Anuncios

“El flautista electrónico de Hamelin”

“Como no quisieron pagarle sus servicios, el flautista, furioso, decidió vengarse raptando a los niños de aquel ingrato pueblo. Los conduciría por espesos bosques y altas montañas para finalmente despeñarlos en un precipicio. Sus padres jamás volverían a verlos. Para ello no era suficiente su flauta mágica, sino algo más poderoso. Optó, entonces, por prender el aparato televisor: los niños encantados lo siguieron hacia su perdición”.

René Avilés Fabila

Cuestionamientos en una mañana lluviosa

Hoy tuve que ir al centro a hacer unos trámites y, viendo el comportamiento de la gente -y el mío también- ante ese fenómeno climatológico conocido como lluvia, me vinieron varias preguntas a la mente. Obviamente en el viaje de vuelta no sólo no me las respondí, sino que tampoco creo que tengan respuesta.

 

* ¿Por qué hay gente tan odiosa (por no decir malas personas) que usan paraguas e igualmente caminan por debajo de los techos? Creo que experimentan una suerte de placer morboso al ver al pobre pibe que viene caminando y se tiene que mojar porque ellos no se corren.

*¿Por qué corremos? Está comprobado que no mojamos igual, o, peor aun, más.

*¿Cuál es la conjunción divina que hace que pises todas, pero todas, las baldosas flojas? Eso, evidentemente, radica en mi torpeza.

 

Si alguien conoce alguna respuesta, avíseme. ¡Gracias!

Un masajito al ego

Webeando por la huev (o al revés) encontré esto:

http://www.fepe55.com.ar/blog/2009/03/07/metro-y-medio-y-el-gran-dt/

Lo más loco de todo es que esa nota… ¡la hice yo! – durante mi periplo en “El gran diario argentino” (?) -. Además, y de ahí el título de esta entrada, lo más interesante fue que pude leer los dos primeros comentarios positivos sobre algo escrito por mí, sacando los que vinieron de parte de algún familiar y/o amigo (apreciados, pero ciertamente tendenciosos…).

Lista de cosas para hacer esta semana

Algunas realizables, otras imposibles, pero bueno…

 

Ordenar mi habitación;

Ver “Casablanca”, que me la bajé hace un año y medio y todavía no la vi;

Jugar al fútbol en un potrero bajo la lluvia;

Ir a ver a Les Luthiers;

Sacar a pasear a Luna;

Sentarme a escribir;

 

 

Llorar, de vez en cuando…

Dos maneras…

… de graficar que conociste a una mujer intelectual en un boliche:

Según Kevin Johansen:

Cuando le dije si quería bailar conmigo
Se puso a hablar de Jung, de Freud y Lacan
Mi idiosincracia le causaba mucha gracia
Me dijo al girar la cumbiera intelectual
Me dijo al girar… esa cumbiera intelectual…

Cuando intenté arrimarle mi brazo
Se puso a hablar de Miller, de Anais Nin y Picasso
Y si osaba intentar robarle un beso
Se ponía a leer de Neruda unos versos
Me hizo mucho mal la cumbiera intelectual…

 

Según Calle 13:

Cambia esa cara de seria
Esa cara de intelectual, de enciclopedia
Que te voy a inyectar con la bacteria
Pa’ que des vuelta como machina de feria
Señorita intelectual, ya se que tienes
El área abdominal que va a explotar
Como fiesta patronal, que va a explotar
Como palestino…

 

¡Saquen sus conclusiones!